Sectores sindicales y gremiales exigen respeto a sus derechos económicos y sociales

Venezuela vive nuevo pico de protestas impulsado por los trabajadores y jubilados

El 2023 inició con una importante escalada de descontento social en la clase obrera, trabajadora y jubilada del país debido a que miles de trabajadores y jubilados venezolanos se mantienen en las calles desde los primeros días del año para exigir al gobierno el respeto de sus reivindicaciones.

Lo que empezó como una protesta por descontento y exigencia de salarios dignos se ha convertido en una ola nacional de manifestaciones que ha visto una creciente y radical escalada motivada a la unión de diversos sectores sindicales y gremiales.

Imagen cortesía del fotógrafo Manuel Diaz

Cronología de las manifestaciones

·         9 de enero

La primera protesta del año, del sector educativo, ocurrió el pasado 9 de enero, el día en el que estaba pautado el regreso a las aulas de clase luego de la temporada decembrina, debido a una iniciativa de diversas organizaciones, amparada por la Federación Venezolana de Maestros, el magisterio y el Sindicato Venezolano de Maestros de Caracas, el personal docente y administrativo tomó las calles de diversas ciudades del país con el fin de demostrar su descontento con las condiciones actuales en cuanto al bajo salario, la mala calidad de los servicios públicos, la difícil economía, entre otros aspectos.

Los profesionales de la educación exigen el cumplimiento del artículo 91 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, el cual establece el acceso a un sueldo digno que pueda cubrir la canasta básica. No obstante, desde ese momento y debido a un descontento general de otros sindicatos venezolanos, estas manifestaciones se extendieron por diversos estados del país e involucraron a otros sectores laborales como el sector salud y a los pensionados y jubilados.

Los manifestantes se concentraron frente a la sede del Ministerio de Educación en Caracas, ubicado en la parroquia Altagracia, donde se mantuvieron en protesta durante toda la mañana. 

·         11 de enero

Luego de la gran y espontánea movilización generada el lunes 9 de enero, los sectores involucrados volvieron a las calles el miércoles 11. 

De esta manera, se generó otra movilización masiva del sector de los trabajadores y jubilados que se extendió por todo el país y a la que se sumaron incluso, trabajadores pro chavismo. En Caracas, la “marcha de los entierros”, como fue denominada esta movilización, arrancó en horas de la mañana desde la Plaza de Parque Carabobo hasta la sede de la Defensoría del Pueblo.

Según algunos voceros de los sindicatos presentes, la movilización superó los 1500 asistentes y despertó el desespero del gobierno por intentar calmar las calles.

Así pues, en su intento exasperado, Maduro asignó un bono de 580 Bs. D a miembros del sector educativo y de salud (lo aproximado a USD 30) para detener las movilizaciones, pero el hecho terminó aumentando aún más el descontento general.

“Ese bono no logró las expectativas y ellos lo saben. Más bien creó más indignación y más personas salieron a alzar su voz ante las injusticias. Este es un momento estelar, un momento en el que tenemos que articularnos para seguir trabajando en unidad con todos los sectores”, expuso Mauro Zambrano, dirigente sindical del sector salud. 

  • 16 de enero  

Cada día más articulados y con mayores convicciones, los gremios de la educación, salud, pensionados y jubilados tomaron las calles de varias ciudades del país como muestra de persistencia y coraje.

Dirigentes sindicales de ciudades como Caracas, Maracay, Valencia, Cumaná y algunas zonas de Anzoátegui vivieron una intensa jornada de protestas, amenazas por colectivos armados y algunos enfrentamientos con los cuerpos de seguridad, quienes se negaban a permitir la permanencia de los manifestantes en las calles.

La denuncia del salario digno se sumó a otras de los diferentes sectores sociales los cuales piden, entre otras cosas, un ajuste económico y mejoras en la calidad de vida de los venezolanos. 

“Estas protestas están teniendo un alcance positivo. Se trata de una jornada de protesta nacional y general que incluye hasta a chavistas descontentos que quieren mejorar su situación y que ya no creen en bonos o paños de agua tibia”, aseguró Raquel Figueroa, profesora y dirigente sindical.

En Caracas, la movilización partió desde Plaza Venezuela y Plaza Morelos y tenía como objetivo llegar al Ministerio de Educación, sin embargo, las autoridades bloquearon el paso y los manifestantes desviaron la ruta hasta el Ministerio Público.

De acuerdo con el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social, se reportaron 51 protestas simultáneas en todo el país solo el 16 de enero, dos de las protestas fueron impedidas y una obstaculizada.

  • 19 de enero

Por su parte, este 19 de enero los educadores, junto con el sector salud y los jubilados y pensionados, volvieron a protestar pacíficamente en una jornada más de esta escalada social. Se reportaron manifestaciones en diferentes lugares del país, siendo Caracas una de las ciudades donde los colectivos impidieron la movilización de los asistentes.

La manifestación fue convocada a las 9:00 de la mañana frente al Centro Comercial Los Molinos, ubicado en la avenida San Martín de Caracas, pero los colectivos imposibilitaron el desarrollo de la misma.

No tenemos miedo, ya el venezolano perdió el miedo. Tenemos a colectivos que están armados, pero las únicas armas del sector educativo son los bolígrafos y marcadores. ¿Hasta cuándo vamos a seguir en esta situación? Estamos marchando como lo establece la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, pacíficamente”, dijo el dirigente sindical Edgar Machado

Sin embargo, los sectores involucrados se mantienen articulados y aseguran que no desistirán en la búsqueda de sus exigencias hasta obtener una respuesta positiva que respete sus derechos.

Imagen cortesía del fotógrafo Manuel Diaz

Los trabajadores y jubilados permanecerán en las calles

Los gremios involucrados en estas jornadas aseguran que no abandonarán las calles y se mantendrán en protesta, junto con los gremios y sindicatos que quieran sumarse, para exigir mejores condiciones para los trabajadores y jubilados venezolanos.

Los trabajadores intensifican cada día más su lucha por un país posible que les permita vivir con dignidad y donde su trabajo sea recompensado con un salario digno que pueda cubrir sus necesidades. Por ello, instan a lograr la unificación y articulación de todos los sectores que deseen sumarse, incluyendo al sector estudiantil, para poder enfrentar las injusticias y construir una estructura de oportunidades.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.