|

Zuleika Meneses Gómez ve la política como herramienta para servir

“Solo Dios sabe por qué me puso ahí y todos los retos que he tenido que enfrentar”, asegura quien hoy ostenta el cargo de presidenta de la Federación de Centros de Estudiantes (FCU) de la Universidad Nacional Experimental del Táchira (UNET), Zuleika Meneses, quien también, siendo menor de edad, ya estaba involucrada en el activismo político y social; y fue fundadora de la organización Voluntad Popular. 

Su llegada a la dirigencia estudiantil 

Meneses considera que sus primeros pasos en el movimiento estudiantil los dio un poco tarde en edad, sin embargo, esto no ha representado limitantes para ella quien hoy lidera la Federación de Centros Universitarios de la casa de estudio más importante del estado Táchira, una región ubicada en los Andes venezolanos. 

Esta joven es doble ingeniero; egresó de la Universidad Politécnico Santiago Mariño como ingeniero industrial, mientras que ya se encuentra en la recta final de la carrera Ingeniería Ambiental en la UNET y también de sus responsabilidades como dirigente estudiantil. 

Meneses ostenta el cargo de presidenta de la Federación de Centros de Estudiantes (FCU) de la Universidad Nacional Experimental del Táchira. Foto: Andartes

Meneses comenzó siendo electa en el año 2015 en la FCU UNET como presidenta adjunta de la primera Federación de Centros Universitarios de esa institución, tras 10 años sin realizarse elecciones fue un proceso arduo de mostrarle al estudiante por qué debía participar en el proceso. 

“Yo no aspiraba a ningún cargo pero el movimiento estudiantil que fundamos solicitó que fuera su presidenta adjunta, organización de la cual después me desligo porque el acuerdo era no involucrar a los partidos políticos en la dinámica universitaria y no se estaba cumpliendo”, mencionó. 

“Tenemos que aprender a diferenciar la política partidista de la universitaria, nuestras decisiones deben estay abocadas a los estudiantes, a la defensa de los derechos universitarios y no responder a la conveniencia que los partidos políticos buscan en las universidades”, sostuvo Meneses quien también forma parte de una tolda política en la que, de acuerdo a sus palabras, siempre puso límites en su gestión universitaria. 

Para ella, la universidad no se puede utilizar como un trampolín personal sino para el bien común de la comunidad universitaria. “Uno tiene que trabajar en lo que amerita, si usted es representante de una universidad tiene que abocarse a eso; y si es parte de un partido político tiene que saber diferenciar ambas áreas”

Tres años después, en 2018, ascendió al máximo cargo de representación estudiantil en las elecciones de ese año, durante su gestión realizó diferentes protestas y reclamos en Caracas, también alzó su voz en otros países para visibilizar la realidad del estudiante de la UNET. 

Zuleika Meneses y su equipo acudieron varias veces al Ministerio de Educación, ubicado en Caracas, capital de Venezuela, a reclamar el cumplimiento de las providencias estudiantiles tan necesarias para los jóvenes ante la realidad económica y social que vive Venezuela. 

“En una ocasión nos dijeron que no podían enviar los alimentos porque no contaban con unidades de transporte para trasladarlos hasta Táchira, les solicité día y lugar donde tenía que buscar la comida de los estudiantes, así que conseguimos dos rutas universitarias y buscamos 25 toneladas de alimentos en Acarigua que alcanzaron hasta la pandemia; lo que quedó se repartió entre los estudiantes más afectados”, relató. 

Durante su gestión realizó diferentes protestas y reclamos en Caracas. Foto: Andartes

En la actualidad, el comedor universitario que proveía a 2 mil estudiantes diariamente,- 60 % de ellos pertenece a municipios lejanos así como a otros estados del país- de un plato con alimentos balanceados y que muchas veces era su única comida, está paralizado. Su estructura se encuentra a la espera de un presupuesto universitario suficiente que permita brindarle alimentación a la comunidad.

Asimismo, la Universidad Nacional Experimental del Táchira tiene otros problemas como la falla de transporte, “pasamos de ser estudiantes a mecánicos”, Meneses explicó que gracias a la colaboración de personas dentro y fuera del país, se logró la reparación de 14 unidades de transporte universitarias que se encontraban paralizadas, “compramos los repuestos y los reparamos con la universidad”. 

Trabajo social desde un partido político 

A los 16 años formó parte de una organización llamada Redes Populares que posteriormente se transformaría en el partido político Voluntad Popular, un espacio en el que Zuleika ha permanecido por más de 14 años apostando a su fortalecimiento para tener más incidencia en los asuntos públicos y transformar la realidad del país.

La frase ícono del partido del dirigente Leopoldo López “ser un líder social antes que un líder político” la atrapó, confiesa que a pesar de los errores que se han cometido esta toda y sus activistas llevan motivación y trabajo social a las comunidades del país. “Nosotros cuando nos involucramos en la política es porque nos gusta ayudar, nos gusta servir y hacer algo más por los demás”.

“Nosotros cuando nos involucramos en la política es porque nos gusta ayudar, nos gusta servir y hacer algo más por los demás”. Foto: Andartes

Ahora, ya de salida en sus responsabilidades como representante estudiantil, Zuleika apuesta a Voluntad Popular como el espacio para hacer lo que tanto le gusta: labor social. Durante este año 2022 asumió un cargo en el Equipo Regional de Activistas como coordinadora de activismo en el estado Táchira. 

Zuleika cree firmemente en la formación que brindan las Organizaciones No Gubernamentales; el diplomado de RedUni, promovido por Consorcio Desarrollo y Justicia, fue apenas el inicio de la participación de Zuleika Meneses en esta ONG. “Nunca había estado en un diplomado tan grande y tan excelente como RedUni. Ahí comencé a darme cuenta de la importancia de denunciar y documentar la violación a los derechos humanos”.

Según sus palabras, este diplomado le dio las herramientas para visibilizar las situaciones que estaban ocurriendo dentro de la UNET, así como a otros dirigentes del país, quienes conformaron la Confederación de Estudiantes de Venezuela para articular los liderazgos estudiantiles nacionales.

Además, fue coordinadora estudiantil de Táchira en el Foro Permanente de Juventudes y realizó el diplomado en documentación de los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales. “Una de las cosas fundamentales que hemos aprendido durante este tiempo es que debemos formarnos y transmitir todo lo que aprendamos, aseveró.

Meneses ha logrado alzar su voz ante representantes de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y otros organismos internacionales en los que ha denunciado la realidad de las universidades.

Para la líder, el país necesita a todos los venezolanos, sus aportes y propuestas, “tenemos muchas ideas y muchas cosas qué hacer en nuestros estados y por eso la importancia de organizaciones no gubernamentales que ayuden al fortalecimiento de los liderazgos”.

Aseguró que cada día busca crear oportunidades de #UnPaisPosible para que la juventud venezolana siga creyendo en Venezuela y que las nuevas generaciones quieran seguir preparándose académicamente.

Foto: Andartes

Periodista: Gabriela Suniaga

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.