David Sosa
|

David Sosa: A Venezuela la vamos a liberar todos

David Sosa Escalante se dio a conocer nacional e internacionalmente como presidente de la Federación de Centros Universitarios de la Universidad Central de Venezuela en el año 2019 pero su lucha estudiantil no comenzó ahí. En el año 2011 ya Sosa se destacaba por ser vicepresidente del Centro de Estudiantes de su liceo; en ese momento comenzó su cercanía con la política que 10 años después aún mantiene.

Creció en Catia, una zona popular ubicada en la parroquia Sucre de Caracas, capital del país. Aseguró que su vida no ha estado llena de placeres, por el contrario, ha sido modesta. Su padre, Guillermo, también hizo actividad política, aunque murió cuando David tenía 3 años, el joven conoce muy bien la historia de su padre, quien incluso, fue concejal por el partido Acción Democrática.

El municipio Libertador de Caracas ha sido un bastión del sector oficial durante estos 20 años, no hay manera de que David haya crecido omitiendo lo que pasaba en su entorno, ahí se empezaba a forjar su vocación de servicio y por ende su vida política partidista, la vía que eligió para luchar contra las injusticias.

Sus primeros pasos los dio en la campaña presidencial Chávez-Capriles en 2012, como cientos de venezolanos que buscaron un espacio de acción para involucrarse. Sosa comenzó a hacer equipo con el partido Voluntad Popular de la parroquia La Candelaria y es Israel Hernández quien lo involucra de lleno en la dinámica política partidista a pesar del pensamiento antipartidista que tenía David para el momento.

“Me gustó mucho la dinámica de Voluntad Popular, fui participando, comencé como un activista y poco a poco fui creciendo, descubriendo mis capacidades, fui ascendiendo en el equipo juvenil; desde Activismo, Formación, Comunicaciones, adjunto del principal, vengo trabajando desde la base y conozco lo que es hacer política desde ahí”, relató.

Confesó que vivir la falta de agua a través de tuberías, el aumento de la economía informal en las calles de Catia, los índices delictivos, el cierre de RCTV y la polarización política, retumbaban en su cabeza y le decían “hay que hacer algo. Esto no está bien”.

Para David ingresar a la universidad e involucrarse en la defensa de la comunidad estudiantil era natural y así decidió llevar su lucha en paralelo al activismo político. Aseguró que durante los primeros años nunca fue un dirigente cara sino más bien el operativo y de apoyo a los liderazgos ya establecidos.

Estuvo detenido casi 3 meses en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional Foto: Andartes

El estudiante de Estudios Políticos siempre tuvo presente que luchar contra el gobierno abría las puertas a las posibilidades de ir a la cárcel. En 2014 participó en los campamentos estudiantiles antigubernamentales y se estableció durante tres meses en la protesta en la sede de la ONU en Caracas.

Y llegó el momento. David Sosa fue apresado. “Asumí la cárcel como otro tablero de lucha. Era como si estuviese jugando ajedrez. Mi misión era sensibilizar a los funcionarios de seguridad del Estado. En muchas ocasiones tuve conversaciones con ellos y muy respetuosamente les expliqué el porqué de mi lucha y también les mostré que entendía su posición y que podían caer en la banalidad del mal”, contó además que “el Sebin Helicoide es un reflejo de la miseria del sistema que vivimos, es un espacio lleno de la más absoluta y perversa corrupción”.

“80 % de los funcionarios con los que yo hablé me dijeron que sí querían un cambio pero que les daba miedo y que solo cumplían órdenes. Yo les explicaba que la lucha de los venezolanos era también por ellos y por su familia; para que ellos de verdad puedan hacer su trabajo que es meter preso a un delincuente no a un protestante”.

Casi 3 meses estuvo detenido en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin Helicoide) tras una detención arbitraria en la cual funcionarios allanaron una vivienda en la que se encontraba David Sosa, quien denunció que las violaciones al debido proceso aparecieron desde el primer momento.

“1) La orden de allanamiento es falsa. 2) No hubo presencia de un fiscal del Ministerio Público. 3) Durante la ejecución del allanamiento no hubo testigos. 4) Fuimos presentados después de las 48 horas de la detención. 5) Yo no pude hablar con mis abogados hasta el día de la presentación, que lo conocí ahí, a las 60 y tantas horas. 6) Fui juzgado en tribunales militares”.

A Sosa se le acusó de traición a la patria, rebelión militar y sustracción de equipos militares y estuvo detenido en una celda en condiciones que califican como tortura pasiva, no había luz ni ventilación natural, relató que era una espacio con mucho calor, no se podía saber si era de día o de noche, “había una constante sensación de que tu vida corría peligro, en todo el tiempo que estuve preso solo vi la luz dos veces, el primer mes detenido no tuve derecho a visitas”.

La cárcel reafirmó su vocación de lucha

Lejos de limitarlo, estar en la cárcel y ver las injusticias del sistema judicial reafirmó su lucha de cambiar lo que se está viviendo en Venezuela. Al salir y seguir trabajando activamente, se abrió la posibilidad de ser candidato a la Federación de Centros Universitarios de la Universidad Central de Venezuela y se desprendió de las responsabilidades partidistas como responsable juvenil de Voluntad Popular en Distrito Capital.

Para 2019, año de su elección como máxima representación estudiantil, Sosa y su equipo lograron generar una coalición de movimientos democráticos en la casa de estudios. A solo un mes de su elección, el gobierno anuncia la sentencia 0324 del Tribunal Supremo de Justicia que obliga a las autoridades de la universidad a realizar elecciones fuera del marco de la ley universitaria.

Acotó que no está de acuerdo con aquellos líderes juveniles que hablan en contra de los partidos, para él, estas acciones son contraproducentes. A su juicio, Venezuela necesita organizaciones políticas, “mejores partidos sí, Venezuela requiere mejores partidos porque son necesarios para construir democracia, alternabilidad, debate, alternancia. Creo que el liderazgo tiene que tener el carácter y responsabilidad para ponerle límite a los partidos políticos.

De la FCU a la Confev

Una gran alianza nació en 2019. La Confederación de Estudiantes de Venezuela (Confev) se creó para iniciar una gran plataforma en la que las universidades del país con sus representantes electas en elecciones libres, verificables y autónomas, pudieran realizar activismo e incidencia y así fue, en 2020 se realizaron las protestas, movilizaciones y asambleas en todo el país que conllevaron a la suspensión de la sentencia 0324.

El 12 de febrero los estudiantes lograron salir de la UCV y marcharon hasta Fuerte Tiuna y entregaron una carta al alto mando militar. Sosa fue el primer vocero nacional por las universidades autónomas y por reglas internas forma parte de la directiva nacional de la Confev.

Para Sosa, Consorcio Desarrollo y Justicia ha sido una organización aliada y amiga que cree en los sectores de la sociedad civil y en las capacidades de los ciudadanos, así como del individuo.

“Las ONG me han abierto las puertas como estudiante, activista y como joven para fortalecer mis capacidades; desde el acompañamiento, consejos, proyección mediática, lo que sin duda ha sido importante en mi crecimiento y desarrollo como factor de cambio por la democracia en Venezuela”.

Un país posible para Sosa es uno en el que haya verdaderamente una democracia, “creo que sí podemos cambiar y no tienen que pasar 100 años, creo que los venezolanos podemos unirnos en un para qué, que definitivamente es el país. Creo que los jóvenes, estudiantes y sectores que hemos trabajado en alianza pueden ser esenciales para lograr ese cambio”.

“Tienen que mantener un movimiento estudiantil activo, vibrante porque el gobierno puede ver la debilidad y avanzar”, aconsejó David Sosa a las nuevas generaciones de estudiantes venezolanos.

Sin dudarlo, afirma que es un joven que quiere acceder al poder y usarlo como un medio para transformar realidades, luego de 10 años, ya no pertenece a las filas de Voluntad Popular, y es el partido Encuentro Ciudadano, liderado por Delsa Solórzano, en el que ejerce su liderazgo político, aún a sabiendas de que hay un rechazo a la política en general, cree que este espacio tiene muy buena percepción en la sociedad venezolana.

“Al país lo vamos a liberar todos, no lo podemos construir aparte, tenemos que hacerlo todos, las organizaciones políticas son fundamentales, con sus límites, sus necesarias renovaciones y cambios”, exaltó.

Periodista: Gabriela Suniaga

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.